Categoría: Nacional

Sistema de Siembra Directa con calidad

Sistema de Siembra Directa con calidad: principales aspectos a tener en cuenta

Breve histórico del Sistema de Siembra Directa en Paraguay

El sistema de siembra directa es un sistema de cultivo relativamente reciente. Su inicio ocurrió en la Inglaterra en la década de los 40.

En los años ’50 tuvo inicio en los EEUU, y en Alemania en los años ’60. En Brasil surgió en el inicio de los años ’70, simultáneamente en los Estados de Paraná y de Río Grande del Sur. El señor Helbert Bartz (Rolandia, PR) es considerado el pionero del sistema en el Brasil, habiendo iniciado sus parcelas comerciales bajo el sistema en el año 1972, con auxilio del ingeniero agrónomo Rolf Derpsch (Dijkstra, 1983; Borges, 1993).

En el año 1976 un grupo de productores paraguayos visitó la finca del señor Herbert Bartz en Rolandia, Estado de Paraná, Brasil, y en 1977 se introdujeron las primeras máquinas Ibiruba de siembra directa (SD) a través de la Cooperativa Colonias Unidas Agrícola Ltda. de la Colonia Obligado en el Departamento de Itapúa. En 1981 y 1982 fueron introducidas máquinas sembradoras de diversas marcas en la zona de Itapúa.

En los años 1980 hasta 1984, se realizan los primeros ensayos comparativos entre SD y sistema convencional, en la chacra experimental de Itapúa en la Colonia Pirapó.

Durante el año 1982 hasta el año 1984, con el apoyo de la Cotia de Brasil, fueron realizados los primeros seminarios sobre SD en las colonias japonesas de Alto Paraná e Itapúa (Cubilla & Moriya, 2000). De 1986 a 1990 el Cetapar-JICA realiza capacitaciones de productores líderes sobre SD a través de cursos, intercambios de conocimientos entre los mismos productores y giras técnicas al Brasil. Al mismo tiempo se instalan ensayos comparativos de SD versus labranza convencional. En 1990 en el Centro Regional de Investigación Agrícola-CRIA el “Proyecto de Fortalecimiento de la Producción de Granos Principales MAG-JICA”, seleccionó la SD para potenciar la producción de granos en la parte Sur del departamento de Itapúa. En el mismo año se formó el primer grupo de productores en SD integrado por 12 agricultores denominados Grupladi.

En 1992 se realizó el Primer Encuentro de Productores en SD del Paraguay. En el mes de agosto de 1993 se fundó la Federación Paraguaya de Siembra Directa para una Agricultura Sustentable-Fepasidias. En 1992 según encuestas del consejo permanente Japonés para el estudio del cultivo por el método del SSD y el Centro Regional de Investigación Agrícola (CRIA), constatan que los principales problemas del sistema fueron: el control de malezas, problemas en la germinación, pocos rastrojos, plagas en la soja y enfermedades en el trigo.

En marzo de 1993 se realiza el Primer Congreso Nacional de SD del Paraguay y en mayo de 1993 se inicia el Proyecto Conservación de Suelos MAG-GTZ que da un fuerte impulso a la capacitación de técnicos, especialmente a los dedicados a la asistencia técnica de productores de soja y trigo. Los cursos fueron desarrollados con la cooperación de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco). El mismo año también se iniciaron las investigaciones sobre abonos verdes, sistemas de labranzas y efectos residuales de herbicidas en los departamentos de Alto Paraná y San Pedro. En setiembre de 1994 se realizó el 2° Encuentro de Productores de SD en Paraguay.

En 1996 se realizó el Primer Encuentro Latinoamericano de SD en la Pequeña Propiedad, donde se demuestra la viabilidad del sistema en las pequeñas propiedades. A partir de esa fecha el Ministerio de Agricultura y Ganadería, da mayor impulso a la difusión del SSD a los pequeños productores. En 1996 también se iniciaron los trabajos de investigación sobre producción de soja en campos nativos en el departamento de Misiones, juntamente con la Capeco, Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Regional Misiones. Los trabajos fueron destinados a determinar las variedades promisorias para la región, la corrección de la acidez de los suelos, el manejo de la fertilización y control de las malezas nativas.

También se dio impulso a la demostración de la SD a través de parcelas de producción en establecimientos de ganaderos y escuelas agrícolas. A partir de 1997 hasta el 2000, el MAG, juntamente con el Cetapar-JICA y la Capeco dictaron 5 cursos de un mes de duración sobre agricultura sostenible tomando como estrategia a la SD, dirigido a profesores universitarios, escuelas agrícolas, investigadores y técnicos de la asistencia técnica pública y privada.

En el año 2001, se realiza en Capeco el seminario de cierre del proyecto de conservación de suelos MAG-GTZ, liderado por el ingeniero agrónomo Rolf Derpsch, con presencia de destacados líderes pioneros del sistema. Posteriormente la Asociación de Siembra Directa de Naranjal (Asidinar) realizó su tercer simposio sobre SD y se realizó la reunión anual de la Confederación de Asociaciones Americanas por una Agricultura Sustentable (Caapas).

En el año 2002 se realiza el primer seminario taller en Capeco, titulado: padronización de análisis de suelos y conducción de experimentos de calibración para la recomendación de fertilizantes y encalado en SD en Paraguay, organizado con los profesores Telmo Amado, Flavio Eltz, Thomé Lovato y Luiz Finamor de la Universidad Federal de Santa (UFSM), y el profesor João Mielniczuk de la Universidad Federal de Rio Grande del Sur (UFRGS), RS, Brasil, como también el Programa Nacional de Manejo, Conservación y Recuperación de Suelos del MAG, con el ingeniero agrónomo Ken Moriya como director. Al año siguiente, 2003, la Capeco y la UFSM firman un acuerdo de cooperación técnico, científico y cultural, con objetivos de realizar la padronización de los métodos laboratoriales de análisis de suelos del Paraguay, cooperación para establecimiento de una red nacional de laboratorios, y la conducción de los primeros experimentos de calibración a campo, para obtención de recomendaciones de fertilizantes para los principales cultivos de granos del país.

El convenio hasta la fecha ha generado, aparte de la primera información del manejo de fertilizantes en SD, tesis de posgrado de estudiantes paraguayos en aquella Universidad, cuatro maestrías (Cubilla, 2005; Wendling, 2005; Hann, 2008; Fatecha, 2010) y una tesis de doctorado (Barreto, 2008). Estos trabajos permiten realizar hoy en día, recomendaciones para la fertilización química de N, P y K en trigo, soja, maíz y girasol cultivados bajo el SSD.

A la fecha se cuenta con 11 organizaciones de productores asociados a la Fepasidias, de los cuales 2 son de pequeños productores, una de Paraguarí (Asidipar) dedicados a la recuperación de suelos y la de Edelira (ASDTA) dedicados a la producción en SSD, siendo actualmente un centro de irradiación de la tecnología. La Asociación de Siembra Directa de Naranjal (Asidinar) es una de ellas que conforma la Federación. Asidinar ha realizado tres simposios (1996, 1998 y 2001) para fomentar la rotación de cultivos y la rotación de productos fitosanitarios, con el fin de disminuir la incidencia de enfermedades, plagas, y resistencia de malezas; que representan un motivo de las rastroneadas de algunas parcelas de SD, liberando carbono y dejando el suelo desnudo sin cobertura, exponiendo a erosiones intensas, por las fuertes lluvias ocurridas últimamente. De esta forma, pierde la naturaleza, el agricultor y consecuentemente, el país.

Evolución del área de siembra directa mecanizada

La soja y el trigo fueron los cultivos con que se inició la producción comercial en el SSD, siendo la avena negra el cultivo de cobertura de invierno para la siembra de soja. Posteriormente se desarrolló la producción de maíz, girasol y sorgo, y otros cultivos ocasionales como es el caso de la canola. Con relación a los abonos verdes la avena negra es la cobertura de invierno por excelencia. Sin embargo, en los últimos años la mezcla con nabo forrajero, con nabo forrajero + lupino, con nabo + triticale, han aumentado considerablemente.

El área de producción en el SSD ha tenido un aumento considerable e importante en los últimos 15 años, ya que en 1992 la estimación cubierta era de 20.000 ha, alcazándose hasta hoy aproximadamente 2.600.000 ha bajo el SSD, correspondiente al 90% del área cultivada con el cultivo de soja.

Estrategia de la difusión

La experiencia de la difusión del SSD fue con énfasis en la capacitación de técnicos y productores, realizados en forma conjunta entre el Ministerio de Agricultura y Ganadería apoyado por cooperaciones técnicas internacionales (Proyecto Conservación de Suelos MAGGTZ, Cetapar/JICA) y otros sectores ligados a la producción como los agro exportadores (Capeco), proveedores de insumos químicos (Cámara de Fitosanitarios y Fertilizantes- CAFYF), importadores y distribuidores de maquinarias (Cámara de Importadores de Automotores y Maquinarias-Cadam), productores organizados (Asociaciones de Productores de Siembra Directa: Fepasidias, Apascu, Asidinar, ASDTA, Apane, etc.) y productores líderes motivados. La acción conjunta fue con aportes directos o contribuciones para las capacitaciones. El intercambio entre técnicos, productores, productores-técnicos, técnicos-productores en la planificación, ejecución y demostración de los trabajos, fue el mecanismo que ha presentado resultados para adopción del sistema en la finca de los productores. Además, la participación activa sin distinción en congresos, seminarios, jornadas técnicas y cursos tanto como organizadores, participantes o expositores, contribuyó al fortalecimiento técnico del SSD.

Avances en el sistema de la pequeña propiedad

La SD en la pequeña propiedad ha tenido un dinamismo excepcional en los últimos años. Esto se refleja en la diversidad de alternativas que los productores han desarrollado en sus fincas de producción tomando como base el SSD. La variabilidad del sistema se da caso por caso, considerando que la adopción del sistema por los pequeños productores ha sido el resultado de la creatividad de los mismos y los técnicos de la asistencia técnica aplicando los principios del uso de la cobertura muerta, la eliminación de la quema y la remoción del suelo con arado. Las variaciones se dan a la secuencia de la rotación de cultivos, la asociación de cultivos, la combinación de las especies vegetales utilizadas como cobertura muerta, y la construcción y/o adecuación de las herramientas por parte del productor. No obstante el uso de la mucuna ceniza (Mucuna pruriens), la avena negra (Avena strigosa), la canavalia (Canavalia ensiformis CD) y el kumandá yvyra’í (Cajanus cajan) es resultante de la difusión realizada por la asistencia técnica del Gobierno y las ONG’s.

¿Por qué hacer Siembra Directa?

El suelo es el recurso natural más precioso e importante, dentro de la propiedad agrícola. Conociendo esta importancia, muchos productores no dan la debida atención, lo que hace que al transcurrir el tiempo el suelo sea menos productivo. La sustentabilidad de la agricultura depende, entre otros factores, del uso de prácticas conservacionistas que minimicen la degradación de los suelos y reduzcan sus pérdidas. En este caso, el suelo merece atención especial. Por el uso adecuado, se torna la actividad agrícola viable económicamente y sin daños al medio ambiente. La filosofía del sistema de siembra directa tiene en su esencia el equilibrio del ecosistema, ya que posibilita la auto sustentación en términos económicos, sociales y ecológicos.

La siembra directa al principio, procura recuperar los suelos de baja aptitud y capacidad agrícola, haciendo con que pequeños, medianos, grandes productores permanezcan trabajando en sus propiedades: “es el sistema de exploración agrícola que más se aproxima al equilibrio de la naturaleza”.

Ventajas y beneficios de la adopción del Sistema de Siembra Directa

El sistema de siembra directa tiene su fundamento en la ausencia del revolvimiento del suelo, en su cobertura permanente, en la rotación de cultivos y en el manejo integrado de plagas, enfermedades y malezas. Es la forma de manejo conservacionista que envuelve todas las técnicas recomendadas para aumentar la productividad conservando o mejorando continuamente el ambiente. La erosión fue la principal razón que llevó a agricultores a adoptar el sistema, una vez que causaba intensa degradación ambiental, tornando la actividad agropecuaria casi insustentable.

Control de la erosión

A medio y largo plazo, el aspecto más positivo de la adopción del sistema es, sin dudas, el control de la erosión, pues posibilita la reducción de las pérdidas de suelo en hasta 90%.

Conservación de la humedad del suelo

La cobertura muerta “mulch” existente actúa como agente aislante, impidiendo oscilaciones bruscas de la temperatura del suelo, contribuyendo para la mejor evaporación del agua almacenada, permitiendo mejor aprovechamiento de la humedad, soportando los veranos con más seguridad y estabilidad de producción. Otro aspecto importante de la conservación de la humedad, es la uniformidad de la germinación de las semillas y el crecimiento inicial de las plántulas.

Otros beneficios

Tomándose como base los principales problemas causados por la erosión y los resultados de investigación, se puede afirmar que la siembra directa implica:

  • Aumentar la vida útil de máquinas y equipamientos, reduciendo el gasto con combustibles y manutención.
  • A largo plazo mejora la fertilidad del suelo.
  • Posibilidad de incorporar áreas marginales al proceso productivo.
  • A largo plazo reduce el uso de herbicidas, tanto por el efecto de cobertura permanente del suelo con la cobertura (paja) como por el efecto alelopático de la cobertura.
  • Regula la temperatura del suelo.
  • Posibilita el desenvolvimiento de enemigos naturales de plagas y enfermedades.
  • Mayor productividad de los cultivos.
  • Mayor equilibrio biodinámico del suelo.
  • Expande el periodo de posibilidad de siembra.
  • Reduce el costo de prácticas mecánicas, como en la construcción de curvas de niveles.
  • Reduce a medio y largo plazo el costo de producción, por causa del mejor uso de fertilizantes, agroquímicos, número de implementos agrícolas así como de la mano de obra.

Implicaciones ambientales de la Siembra Directa

La siembra directa es una tecnología eficiente en la superación de las limitaciones provenientes de la explotación inadecuada del suelo y ha proporcionado mayor sustentabilidad a la agricultura, debido a que promueve:

  • Protección permanente al suelo.
  • Reducción significativa de los niveles de contaminación de los cursos de aguas.
  • Estabilidad ecológica de la región.
  • Alteración de la composición de la flora y fauna, garantizando un equilibrio entre las especies benéficas y maléficas al sistema productivo.
  • Eliminación de la necesidad de quemas.
  • Rendimientos más estables en el transcurrir del tiempo con impacto mínimo en el recurso natural, garantizando un equilibrio mayor entre el uso de insumos la cantidad producida.

Cómo iniciar el Sistema de Siembra Directa

Una de las dificultades en la implantación del sistema está relacionada con la concientización del productor cuanto a la importancia y a la necesidad de su adopción, una vez que las dificultades materiales o técnicas puedan ser fácilmente superadas.

Se recomienda que sea iniciada en áreas no superiores a 50 hectáreas, para que el productor pueda tener perfecta adaptación a la nueva forma de administrar las actividades, principalmente aquellas ligadas a la siembra y al control de malezas.

La implantación en grandes áreas pueden generar frustraciones, llevando al abandono del sistema. Las mejores áreas de la propiedad deben ser las elegidas, o sea, aquellas planas, química y físicamente corregidas y con pocas malezas. Es conveniente aumentas las áreas solamente después de dominar totalmente el sistema.

Requisitos para implantar el sistema de siembra directa

a) El productor debe estar permanentemente predispuesto y consciente a aceptar una nueva fórmula de manejar el ambiente.

b) Entrenamiento y capacitación, para iniciar este sistema es necesario que el productor esté adoptando y dominando los principios de conservación de suelos.

c) Disponer de asistencia técnica especializada.

d) Áreas sin problemas de compactación, de erosión y de plantas invasoras (malezas) de difícil control, cuanto más degradado y pobre química y físicamente esté el suelo, mayor será la demora para que los efectos benéficos del sistema se manifiesten.

e) Elegir correctamente máquinas y equipamientos, sembradoras específicas, sobre todo.

f) No quemar los restos culturales, la paja representa cobertura y abono al suelo, además de evitar la erosión.

g) Abonos verdes para la cobertura del suelo, cultivar especies que tengan buena cobertura y producción de paja, la época de manejo es muy importante.

h) Rotación de cultivos, no sembrar siempre el mismo cultivo en la misma área, programando un esquema organizado de rotación. Esta práctica asume un papel extremadamente viable de la siembra directa, principalmente en la relación al control de enfermedades y a la producción de paja para protección del suelo.

i) Manejar adecuadamente la paja y la fertilidad del suelo, con un buen plan de fertilización.

Plantas de cobertura/abonos verdes para formación de cobertura en el Sistema de Siembra Directa

El uso intensivo y el manejo inadecuado de las diversas áreas exploradas han acelerado la erosión, causando alteración en algunas propiedades físicas, químicas, y biológicas del suelo. Esto también ha contribuido para el proceso de degradación de la materia orgánica, con consecuentes mermas de la fertilidad natural de los suelos y disminución del potencial productivo de los cultivos. Normalmente, las áreas mantenidas sin cobertura son las más predispuestas a los efectos desfavorables de las excesivas precipitaciones y sus consecuencias. Con esto, se verifica mayor pérdida de nutrientes de todo el sistema productivo.

El uso de plantas de cobertura o abonos verdes (terminología más antigua) corresponde a utilización de plantas en rotación, sucesión, o consorciadas en cultivos, con finalidad de protección superficial de suelo, así como la manutención y/mejoría de las propiedades físicas, químicas, y biológicas del suelo, inclusive a profundidades significativas gracias a los efectos de sus raíces, promoviendo un mejor equilibrio y mayor producción de biomasa con consecuente aumento del potencial productivo del suelo.

Requisitos a ser observados en las especies de plantas de cobertura (citado por Ademir Calegari)

a) Presentar buena adaptabilidad en las distintas regiones donde son cultivadas, como también presentar cierta rusticidad cuanto a las condiciones edafoclimáticas.

b) No ofrecer dificultades y/o no aumentar la mano de obra, y así aminorar los costos de la implantación y manutención de los cultivos.

c) Presentar resistencia al ataque de plagas y enfermedades, no ser hospederas y/o multiplicadora de organismos nocivos al suelo y a los cultivos comerciales (nematodos, otros).

d) Tener un efecto satisfactorio en cuanto a la cobertura del suelo, supresión de malezas

y producción de masa verde y seca.

e) Efectivamente no presentar el carácter de maleza, lo que podría ocasionar en el futuro

una especie indeseable para el sistema.

f) Plantas que complementen la exploración de áreas, o sea, puedan ser empleadas en rotación o consorciadas con cultivos comerciales, potencializando la mejoría del suelo, favoreciendo el rendimiento de los cultivos posteriores.

g) Preferentemente que se comporten como plantas de múltiplos usos, siendo utilizadas como cobertura del suelo, empleadas como forrajeras, heno, etc., además del aprovechamiento de los granos en la alimentación humana y animal, constituyéndose como fuente de renta para su comercialización.

h) Presentarse como una posibilidad viable y económicamente rentable al productor, o sea, que a corto, medio y/o largo plazo se conviertan en una tecnología factible de adopción por parte del productor rural.

Objetivos del uso de especies de plantas para cobertura

a) Impedir el impacto directo de las gotas de lluvia en el suelo, quebrando la energía cinética de la lluvia y evitando con eso el desencadenamiento del proceso erosivo.

b) Mantener la humedad del suelo (disminución de pérdidas de agua por evaporación) y disminuir la oscilación térmica en las camadas superficiales.

c) Aumentar la infiltración del agua en el suelo, disminuyendo el escurrimiento superficial y las pérdidas de agua, suelo y nutrientes.

d) Buscar una mejor estructuración del suelo (mejor agregación, mayor aeración) favoreciendo el crecimiento de las raíces de los cultivos posteriores.

e) Implementar el reciclaje de nutrientes en el suelo, disminuyendo la lixiviación de los mismos, para adicionar nitrógeno al sistema, principalmente con el uso de leguminosas minimizando la demando extrema de fertilizantes.

f) Posibilitar, con el crecimiento rápido y agresivo, la competición con malezas, disminuyendo los costos con su control.

g) Aumentar los tenores de materia orgánica en el suelo a lo largo de los años, lo que proporcionará significativas mejorías en las características químicas, físicas, y biológicas del suelo.

Una determinada especie de planta utilizada es un componente fundamental que, a la hora de integrar un determinado sistema productivo, deberá haber sido criteriosamente validada a nivel regional, tanto en su comportamiento en cuanto en los diferentes potenciales de aprovechamiento.

La gran mayoría de las especies, inclusive, deberá necesariamente hacer parte de un esquema adecuado de rotación de cultivos, donde cada componente tendrá su debido lugar en su espacio y en el tiempo, previamente definido y validado por resultados de investigación y de los productores.

Soja bajo Sistema de Siembra Directa

Rotación de cultivos

Se entiende como rotación de cultivos una alternancia regular y ordenada en el cultivo de diferentes especies vegetales en secuencia temporal en una determinada área. Con el avance de la agricultura regional en dirección a la siembra directa de calidad, se torna obligatoria la adopción de la estrategia en que la rotación se constituye en elemento imprescindible para sustentación de los sistemas de producción.

El conocimiento producido evidencia que la repetición, año tras año, de un mismo cultivo, en la misma área, contribuye para la disminución de la biodiversidad y, consecuentemente estimula un posible aumento de plagas, enfermedades, desequilibrios físicos, químicos y biológicos del suelo.

La planificación estratégica de cultivos en la propiedad proporciona el equilibrio necesario para los aspectos físicos, químicos, biológicos, y económicos de los sistemas de producción. El pilar del sistema de siembra directa está en la cobertura del suelo por los residuos culturales, protegiendo la superficie del suelo contra el impacto de las gotas de lluvia y aumentando la infiltración del agua en el suelo. La sustentabilidad de este sistema está ligada a esta misma cobertura, que cataliza y sustenta toda la continuidad del sistema. En la práctica se ha observado que, cuanto mayor es la cantidad de residuos, más rápida será la recuperación del suelo y mejores serán las respuestas en los sistemas de producción en la mejoría de los rendimientos de los cultivos y/o en la reducción de los costos de producción. El uso de sistemas de cultivos con elevada edición de fitomasa al suelo ha demostrado ser una de las prácticas más eficaces en la mejoría en la calidad del suelo. El eficiente control de la erosión, el incremento de la materia orgánica, el ciclaje de nutrientes, y el estímulo a la actividad biológica, entre otros, promueven un gradual incremento en la calidad del suelo (Amado & Eltz, 2003) y en la estabilidad estructural del suelo (Reichert, et al., 2003), garantizando una mejor sustentabilidad del sistema de siembra directa.

La contribución de estos efectos proporciona mayor infiltración y almacenamiento de agua en el suelo, mejor aeración del suelo y desenvolvimiento del sistema radicular de las plantas, con reflejos significativos en el aprovechamiento de nutrientes del suelo y en la respuesta de los cultivos. La práctica de cultivo de plantas de cobertura adecuadamente conducida en rotación de cultivos en el sistema de siembra directa y adaptada regionalmente permite mejor distribución del trabajo durante todo el año, resultando en economía de mano de obra, con la disminución del uso de arados, rastras, etc, y del control mecánico/químico de malezas. Se facilita la planificación y se destina más tiempo para otras actividades en la propiedad, contribuyendo para mayor diversificación y mejor atención de las otras diferentes actividades en la propiedad rural. Este sistema promueve acentuada reducción de pérdidas de suelo, mejoría de la fertilidad del suelo por el mayor reciclaje de nutrientes, mayor diversidad biológica con consecuente equilibrio de las propiedades del suelo, aumento en el rendimiento de los cultivos, mayor estabilidad de producción, además de posibilitar lo racional y constante uso de la tierra, comprobando así que es una eficiente forma de producción continua de sistemas sustentables.

Camada de 0 – 10 cm en Sistema de Siembra Directa

Siembra Directa con calidad

Para la reducción de la erosión hídrica resultante de la actividad agrícola deben ser considerados tres aspectos principales:

a) Aumento de la cobertura vegetal del suelo.

b) Aumento de la infiltración de agua.

c) Control del escurrimiento superficial.

Así, la siembra directa, asociada a otras prácticas conservacionistas, como rotación de cultivos, y utilización de plantas de cobertura, es una de las mejores alternativas para la conservación del suelo y del agua.

Los sistemas agrícolas donde el uso intensivo y el manejo inadecuado de los recursos naturales, muchas veces seguidos de prácticas de monocultivos o sucesión continua de cultivos (soja-trigo, soja-maíz de segunda, arroz-arroz, algodón-barbecho, soja-barbecho, etc.), han contribuido para la alteración de las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo, con degradación de la materia orgánica y consecuente empobrecimiento del suelo, resultando en la disminución del potencial productivo de los cultivos.

En áreas generalmente desprotegidas, o sea, que no poseen sistemas de manejo que permitan la adición y/o mantenimiento de residuos vegetales cubriendo el suelo, ciertamente las pérdidas de nutrientes por escurrimiento y lixiviación serán bien mayores a una área cultivada. A parte de estas prácticas indeseables, la monocultura también contribuye para un estrechamiento en la biodiversidad y consecuente aumento en los riesgos de los cultivos al posible ataque de plagas, enfermedades y mayor infestación por malezas. De esta forma la rotación de cultivos, incluyendo diferentes especies de plantas de cobertura adaptadas regionalmente, adecuadamente distribuidas, en el tiempo y en la propiedad, puede contribuir para una mayor biodiversidad en el medio ambiente y consecuentemente mayor equilibrio del sistema como un todo. Sistema que integran plantas de cobertura y rotación de cultivos y que, además de proteger el suelo, promueven mejorías en las condiciones ambientales y efectos favorables al desenvolvimiento de los cultivos comerciales, deberán ser constantes en el manejo de los sistemas productivos. Así, es recomendable que el sistema de siembra directa y las rotaciones de cultivos desenvueltas sean adaptadas regionalmente, considerándose las condiciones de suelo y clima, las condiciones socio-económicas y el interés del productor rural, y, sobre todo, además de ser técnicamente factibles, sean ecológicamente equilibradas y económicamente viables.

En las regiones tropicales y sub-tropicales, como es el caso de nuestro país, la adopción del sistema de siembra directa en substitución a la práctica de la agricultura en suelo desnudo, se ha consolidado como una inversión en la preservación de los recursos naturales y socioeconómicos, que amplía la sustentabilidad del agronegocio.

Comentarios finales

La adopción del Sistema de Siembra Directa en las áreas mecanizadas ha sido rápida. Esta situación se explicaría por la estrategia de la difusión realizada y a la rentabilidad del sistema comparada con la labranza convencional. Sin embargo, tanto en suelos altamente degradados como medianamente fértiles de los pequeños, medianos, y grandes agricultores, el dinamismo se dio en las adecuaciones del sistema a cada realidad y no en el área o superficie adoptada.

Esto se explicaría por las limitaciones culturales y económicas en la que se encuentran los pequeños agricultores. No obstante, existe un alto potencial de su adopción masiva considerando la alta rentabilidad del sistema y de la mano de obra. Al mismo tiempo el sistema se incorporó en la estrategia de los planes de desarrollo del Gobierno y proyectos financiados por organismos internacionales.

Potencial de aumentar el área de producción de granos existe, dadas las condiciones de suelo y clima en los campos nativos y de pasturas, pero lo inmediato y más importante es mejorar la calidad del sistema de siembra directa que hoy presenta nuestros campos.


Este artículo fue publicado en la Edición N° 121 de la revista ACTUALIDAD DEL CAMPO AGROPECUARIO. Julio de 2011

agricultura mecanizada, paraguay, siembra directa

Los sistemas silvopastoriles (SSP) juegan un papel destacado en la captura de carbono en el suelo.

Confirman casi nula contribución de Paraguay en gases de efecto invernadero

Fuente: ABC Color

Paraguay registró una participación del 0,01% en la emisión histórica de gases de efecto invernadero (GEI), según un artículo científico que aborda la evolución del volumen de las emisiones globales de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso desde 1850 hasta el 2013. Así lo resalta el informe difundido este viernes por la Unión de Gremios de la Producción (UGP), en base a la publicación de la revista científica Nature, Scientific Data.

La publicación de la revista científica Nature, Scientific Data sobre las emisiones globales de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso desde 1850 hasta el 2013 se enfoca en analizar las contribuciones de cada país al cambio climático a través de sus emisiones históricas de dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O).

Se destaca que la región de América del Sur, según el material, ha sido responsable de una cantidad relativamente baja de emisiones históricas en comparación con otras regiones del mundo, y en particular, Paraguay contribuyó solamente alrededor del 0,01 % del total mundial, enfatiza la UGP.

La noticia agrega que uno de los factores predominantes en el comparativo realizado es que el país posee una población relativamente pequeña y una economía menos desarrollada.

Consultado sobre el estudio, el experto en temas ambientales, ingeniero agrónomo Jorge Martínez, refirió la estabilidad en términos de emisiones que tiene nuestro país y ratificó que la producción local es baja en emisión de carbono. “En comparación con otros países para llegar a la misma productividad que nosotros, emiten tres o cuatro veces más”, señaló.

Enfatizó que las referencias científicas acerca de la casi nula responsabilidad histórica y actual es una confirmación de que Paraguay debe mantener su política en el camino de la adaptación al cambio climático con el foco en el desarrollo sostenible del país.

En este contexto, recordó la importancia de incluir la captura de carbono en los análisis y mediciones, de entender que se trata de un sistema donde también se dan absorciones que pueden llegar a ser en mayores volúmenes que las emisiones, así como otros aspectos a favor de Paraguay.

co2, efecto, gases, invernadero, paraguay

Firma de Convenio SENAVE - FEPASIDIAS

SENAVE y FEPASIDIAS acuerdan importar y producir semillas de abonos verdes

El pasado 1 de febrero del 2023, el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE) y la Federación Paraguaya de Siembra Directa para una Agricultura Sustentable (FEPASIDIAS) firmaron un Convenio de Cooperación Interinstitucional que traerá importantes beneficios al agro paraguayo.

El acuerdo tiene como objetivo principal «Desarrollar de manera conjunta, una planificación de actividades tendientes a la importación y producción de semillas de abonos verdes o plantas de cobertura, para disponibilizar materiales con identidad varietal y pureza genética, a fin de contribuir con el “Programa Nacional de Manejo y Recuperación de Suelos”.

El mencionado convenio fue firmado por los presidentes Ing. Agr. Rodrigo González Navarro, del SENAVE y el Ing. Agr. Martín M. Cubilla Andrada, de FEPASIDIAS.

Convenio de cooperación SENAVE - FEPASIDIAS
Convenio de cooperación SENAVE - FEPASIDIAS
Visita al ministro de Agricultura y Ganadería, Moisés Santiago Bertoni Hicar

Total apoyo al ENCUENTRO NACIONAL DE SIEMBRA DIRECTA 2022

El ministro de Agricultura y Ganadería, el Ing. Agr. Moisés Santiago Bertoni Hicar recibió en su despacho a los integrantes del Equipo Organizador del ENCUENTRO NACIONAL DE SIEMBRA DIRECTA 2022 y manifestó su total apoyo al evento además de confirmar su presencia. La Comisión Directiva de la Federación Paraguaya de Siembra Directa para una Agricultura Sustentable (FEPASIDIAS) agradece al señor ministro su cordial y afable atención. Aparecen en la foto: Richard Fast, Lilian Martens y Martín M. Cubilla de FEPASIDIAS junto con el ministro Moisés Santiago Bertoni Hicar (tercero de izq. a der.)

Programa Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022

Programación del Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022

Cada vez falta menos para un nuevo suceso de agricultura sustentable en Paraguay, el Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022. Este evento, que se desarrollará los días 3, 4 y 5 de Agosto en la Colonia Friesland (Departamento de San Pedro) está dirigido a productores, profesionales vinculados a las actividades agroganaderas, consultores, técnicos de cooperativas, empresarios del agronegocio, empresas de máquinas, insumos y tecnologías agrícolas, como también para investigadores, profesores y estudiantes.

La programación prevé disertaciones de expertos nacionales e internacionales que compartirán sus experiencias y beneficios de la práctica del Sistema de Siembra Directa para una agricultura sustentable además de un día de campo donde se visitarán fincas con parcelas de abonos verdes y sistemas de integración agricultura-ganadería.

Les compartimos la programación completa. Nos vemos allá!

Lanzamiento Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022

Lanzamiento oficial del Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022

Federación Paraguaya de Siembra Directa para una Agricultura Sustentable (FEPASIDIAS) realizó el lanzamiento de lo que será el Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022 a realizarse del 3 al 5 de agosto en la Colonia Friesland, departamento de San Pedro. La presentación se realizó en el local de la Unión de Gremios de la Producción.

Durante la conferencia de prensa, el presidente de FEPASIDIAS, ingeniero agrónomo Martín Cubilla, manifestó que «para este congreso hemos trabajado bastante en la selección de los temas más actuales a nivel nacional e internacional. Los días 3 y 4 serán de charlas y presentaciones, en tanto que el 5 será la salida de campo; estaremos poniendo mucho énfasis en la incorporación de carbono al suelo, los sistemas de siembra directa con manejo de suelo y agua, el tema agua se tratará en forma especial atendiendo que en la última zafra la sequía golpeó a toda la producción nacional; también se hablará del manejo de plagas y enfermedades, agricultura de precisión en lo que refiere a la fertilización y la optimización de su uso, entre otras cosas». Manifestó además que el objetivo del Encuentro es divulgar el sistema de siembra directa y que están convencidos de que es el camino a la producción sustentable.

Por su parte, Alfred Fast, presidente del INBIO y Fecoprod, señaló que considera de suma importancia este evento que tendrá lugar en su cooperativa debido a que trabaja con el gremio y los productores desde el año 1989. Señaló que nuestro país tiene dos récords, y uno de esos es el poder cooperativista que lo ubicó como el segundo mejor después de Alemania, en el mundo. Señaló que estarán presentando datos sobre la combinación de la agricultura y ganadería que se practica en Friesland.

Uno de los disertantes que estuvo presente durante el lanzamiento oficial fue el ingeniero agrónomo Ken Moriya, quien tendrá a su cargo el tema “Situación del Sistema de Siembra Directa (SSD) en el Paraguay (pequeñas, medianas y grandes propiedades)» manifestó que el productor no se debe cansar de seguir apostando al SSD ya que se debe apuntar a lograr cada día una agricultura optimizada y conservacionista».

Lanzamiento Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022
Rolando Dickel, Ken Moriya, Martín M. Cubilla, Alfred Fast y Sebald Hahn durante el lanzamiento del Encuentro Nacional de Siembra Directa 2022 en la UIP.

Destacan aporte económico y ambiental de la siembra directa

La siembra directa aporta anualmente a la economía nacional USD 500 millones mediante su efecto en el incremento de la productividad de los cultivos principales como soja, maíz y trigo, indicó Martín Cubilla, miembro de la Federación Paraguaya de Siembra Directa para una Agricultura Sustentable (Fepasidias), durante el lanzamiento oficial del II Encuentro Nacional de Siembra Directa, realizado este lunes en el salón de reuniones de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

El Encuentro Nacional de Siembra Directa, organizado por Fepasidias, se llevará a cabo los días 25, 26 y 27 de julio, en salón auditorio de Agrodinámica de la cooperativa Colonias Unidas, ubicada en Hohenau, Itapúa. La actividad contará con la presencia de referentes nacionales e internacionales de este sistema.

Cubilla destacó que mediante un trabajo realizado con MF Consultora se concluyó que el Sistema de Siembra Directa aportó a la economía paraguaya alrededor de USD 14.800 millones en los últimos 30 años.

A su vez, acotó que un productor de 100 hectáreas en promedio que no aplica el sistema conservacionista tiene una pérdida anual de un millón de dólares. Este dato se desprende del análisis realizado entre Fepasidias y MF Consultora, cuyos resultados indican que con la erosión –generada por la falta de cobertura en los suelos- se pierde 10 cm del suelo en donde se encuentra gran parte de los nutrientes aplicados por los agricultores.

En un cálculo en donde la tierra cuesta USD 5000 la hectárea –sabemos que cuesta mucho más- y se pierde por lo menos el 70 % de los nutrientes, con los valores actuales de los fertilizantes se escapan USD 3500 por hectárea/año y es una inversión que el productor no recupera, porque ese fertilizante va a pasar al fondo de los mares”, precisó.

Por su parte, el suelo pierde los nutrientes esenciales como fósforo, calcio, nitrógeno, magnesio, entre otros y ocasiona una baja productividad en esa superficie.

A su vez, el presidente de Fepasidias, Enrique Cubilla, manifestó que el nivel de adopción de la siembra directa en Paraguay está en el orden del 80 %, que representa una leve recuperación en relación con el último estudio realizado en el 2013, en el cual se diagnosticó una utilización en el 73 % de las áreas de agricultura mecanizada.

Es necesario que vayamos compartiendo los conceptos de este sistema conservacionista con los productores, con las nuevas generaciones, con los vendedores de insumos, para que entre todos podamos buscar tener un sistema sustentable. Para eso, organizamos este evento con referentes a nivel mundial de la siembra directa, que nos ayudarán a transferir conocimientos”, agregó.

Por su parte, Ken Moriya, miembro de Fepasidias, comentó que el grave problema tanto de la agricultura familiar como de la agricultura empresarial es la compactación de los suelos, por ende, insistió en utilizar Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) como rotación de cultivos, abonos verdes, menos remoción del suelo, entre otros para promover un sistema sostenible y sustentable.

Así también, el agrónomo Magín Meza, miembro de Fepasidias, dijo que el productor debe comprender que en un sistema de producción, de cada tres cultivos en rotación, dos deben ser para fines comerciales y uno, netamente para el suelo, de tal forma a que el recurso fundamental de la agricultura siga otorgando la posibilidad de alcanzar buenos rendimientos y menos presión de plagas, malezas y enfermedades.

El evento tendrá lugar para 300 personas. Los interesados deben inscribirse llamando al 0981 205963. El costo general hasta el 15 de julio es G 750.000 y G 500.000 solo para estudiantes.

Arrancó el II Encuentro Nacional de Siembra Directa

Este miércoles 25 de junio arrancó el II Encuentro Nacional de Siembra Directa que reúne a una veintena de expositores locales e internacionales ligados a este sistema conservacionista que permite producir más y preservar mejor los recursos naturales sin afectar el medio ambiente.

El Ing. Agr. Luis Cubilla, presidente de Fepasidias, fue el encargado de dar la bienvenida durante el encuentro.

La actividad continúa hoy y culmina mañana en el salón auditorio de Agrodinámica, Cooperativa Colonias Unidas, ubicada en Hohenau, departamento de Itapúa.

Paraguay cuenta con más del 80 % de su superficie de producción de granos cubierto con el Sistema de Siembra Directa, lo que permitió elevar la productividad de rubros como soja, maíz, trigo, canola, girasol, entre otros, además redujo la emisión de carbono en base al ahorro por la no aplicación de productos fitosanitarios, respaldado en el control adecuado de plagas, enfermedades y malezas otorgado por esta tecnología de proceso.

Martín Cubilla, coordinador general del II Encuentro Nacional de Siembra Directa, comentó que hace más de 30 años que Paraguay aplica este sistema de producción que le brindó al país enormes beneficios económicos, sociales y ambientales, por ende, el objetivo es que la capacitación prosiga en para ampliar la franja de productores que utilizan este sistema.

“Vienen grandes científicos de Brasil y se suman a nivel local técnicos de gran prestigio que ofrecerán sus conocimientos a los participantes”, señaló en el inicio del evento más importante en el segmento agrícola realizando en el país durante la presente temporada.

Mencionó, por otra parte, que el aporte económico de la siembra directa en el país en base a estudios realizados fue de USD 14 800 millones a lo largo de 30 años, que representa un valor aproximado adicional de USD 500 millones anualmente, respaldado en mayor productividad por hectárea de soja, trigo, maíz, entre otros.

Desafíos importantes como la rotación de cultivos, incorporación del cóctel de abonos verdes en la agricultura, la dinámica de las plantas, necesidades físicas, químicas y biológicas del suelo, entre otros puntos serán analizados durante estos tres días en este importante encuentro que cuenta con cerca de 500 participantes, entre productores, técnicos, prestadores de servicios y estudiantes.

La siembra directa es un sistema de cultivo que protege el suelo en base a la cero remoción de este recurso fundamental para la actividad agrícola del país.

Concluye exitoso II Encuentro Nacional de Siembra Directa

Con cerca de 300 participantes, 20 expositores locales e internacionales, 13 empresas y cuatro instituciones, concluyó el II Encuentro Nacional de Siembra Directa, organizado por la Federación Paraguaya de Siembra Directa para una Agricultura Sustentable (Fepasidias).

El 25 y 26 de julio, el salón auditorio de Agrodinámica de la cooperativa Colonias Unidas, ubicado en Hohenau, Itapúa, fue el punto focal para la congregación de productores, técnicos y estudiantes que acudieron para conocer los nuevos desafíos de la siembra directa, una de las principales herramientas para alcanzar mayores techos productivos a un menor costo, considerando que con esta práctica se reduce la aplicación de insecticidas, fungicidas y herbicidas, debido a la disminución de plagas, enfermedades y malezas, resaltó el titular de Fepasidias, Luis Cubilla.

Indicó que Paraguay llegó a lograr un 95 % de adopción del Sistema de Siembra Directa (SSD) en áreas mecanizadas, pero luego la tecnología fue perdiendo preponderancia; sin embargo, los resultados alcanzados avalan su mayor proliferación en los campos de pequeños, medianos y grandes productores.

Además, en la tercera jornada realizada durante el 27 de julio los participantes se trasladaron a la ciudad de Natalio, en donde el pionero de la siembra directa en la región de Itapúa, Víctor Díckel, recibió a los presentes para exponer los resultados alcanzados en estos cerca de 30 años de trabajo con este esquema.

Allí se establecieron cuatro estaciones: calicata para demostrar la infiltración de agua mediante el SSD, control de plagas en SSD e incorporación de abonos verdes, en tanto que en la última parada se expuso la integración agrícola-pecuaria.

Por su parte, Martín Cubilla, miembro de Fepasidias y presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos Pro Siembra Directa (AASID), comentó que este evento fue realizado con mucho esfuerzo, pero valió la pena porque se encendió el interés en las nuevas generaciones de seguir promoviendo la utilización de este sistema conservacionista que ayuda a producir en forma sustentable.

De ahora en adelante Fepasidias apunta a intensificar las capacitaciones en todo el país para ampliar los conocimientos y las bondades de este sistema preponderante para los planteos agrícolas de nuestro país.

Federación Paraguaya de Siembra Directa para una Agricultura Sustentable

Avenida Brasilia 840 entre Sargento Gauto y Luis de Granada

Teléfono: +595 981 205963

Email: fepasidias@fepasidias.org.py

© Fepasidias. Todos los Derechos Reservados.
Desarrollado por Pessoft